Los hijos de las estrellas.

Últimamente ando con los pies enredados.
Los dedos despistados y las palabras entumecidas.
Y es que me gustaría ser escritora.
Me gustaría ser escritora para ser capaz de descargar entre estas líneas
una pequeña parte de la carga que llevan mis hombros.
De las alegrías que esconden mis sonrisas,
y de la pena que reflejan mis ojos.

Porque "Se avecina tormenta, señor Wayne" 
y entre tormenta y tormenta las gotas de lluvia
me pintan nuevas marcas.
Y porque entre marca y marca, 
encuentro una nueva yo.

Oigo hablar de bipolaridad, trastornos y manías;
pero olvidan la confusión, el miedo y la búsqueda.
La búsqueda de uno mismo, según dicen.
Pero, ¿cómo encontrarse a uno mismo si no se sabe lo que se busca?

Cada atardecer me encuentro un nuevo yo,
nacido del color fuego que tiñe mi habitación
y del haz de luz que se cuela por mi ventana a través de los árboles.
Komorebi, lo llaman en japonés;
y yo que aún no he encontrado una forma de llamarme a mí misma.

Porque de esto va la cosa.
Sólo sabemos lo que fuimos.
Lo que somos y seremos...
eso ya es otro tema.

Miro con recelo la planificación de los otros,
cuando ni razón le encuentro a la existencia mía.
Siempre a la espera de que algo se active, 
de que algo suceda,
de que empiece la vida.
Y, como creyente a la espera del cielo,
no me doy cuenta de que esto ya es vida,
y yo ya estoy viviendo.

Quizá sea verdad eso que dicen,
de que tengo un pie en la luna y otro en las estrellas.
De que sueño despierta y en mis sueños nunca despierto.
Quizá sea verdad eso que dicen,
de que soy la pieza defectuosa del rompecabezas,
y para rompecabezas, 
la mía.

El caso es que me gusta demasiado la noche
como para gastarla durmiendo;
y me gustan demasiado los sueños como para perdérmelos viviendo.
Así que opto por soñar despierta,
y vivir en un sueño.

Es por eso que me gustan los hijos de las estrellas,
aquellos sobre los que la gente escribe canciones
y relatan poemas.
Sé bien que lo que escribo no tiene rima, ni orden, ni ritmo;
así que no toméis muy enserio estos pensamientos confusos y enrevesados.
Al fin y al cabo, estas son sólo unas cuantas líneas,
y yo soy 
sólo
 un
sueño.






15 comentarios:

  1. Holi!
    El otro día me uní a la iniciativa de seamos seguidores >.<
    Te sigo ^^
    Mi blog es: http://elrincon-perdido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. ¡HOLA!
    Wao, realmente me gustó lo que escribiste.
    Me sentí bastante identificada, porque en verdad me encantan las estrellas, el cielo por la noche en general.
    Gracias por compartir esto.
    Saludos y sigue así. Me gustaría leer más de lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro de que te guste :')
      Nos leemos!

      Eliminar
  3. "Porque entre marca y marca encuentro una nueva yo"
    Me ha encantado lo que escribiste. Obviamente me quedo en tu blog. Espero te guste el mío!! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!
      Por supuesto que me gustará, ahora mismo me tienes allí :)

      Eliminar
  4. Muy bello escrito, yo también soy escritor , un gusto leerte Sonia!

    Aquí me quedo, te sigo!

    Me gustaría que te pases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :).

    saludos nos leemos!!

    ResponderEliminar
  5. Un sueño, un bonito sueño con nombre de estrella es lo que eres.
    Mil besos!

    ResponderEliminar
  6. Un sueño, un bonito sueño con nombre de estrella es lo que eres.
    Mil besos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Quiero decirte que te he nominado a Best Blog :D
    Aquí tienes tu nominación y más información: https://laobsesiondenaya.blogspot.com.es/2016/07/vuevo-ser-nominada-otro-premio-best-blog.html

    Un beso :D

    ResponderEliminar
  8. Hola, vengo de la iniciativa seamos seguidores y ya te sigo :)
    Te dejo mi blog por si quieres pasarte
    http://neverrainsforever91.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. ''Me gustan demasiado los sueños como para perdérmelos viviendo.'' Realmente hermoso. No recuerdo la última vez que leí una de esas frases que esperas no volver a leer, para que sea la mente el que a través de los recuerdos, emocione al corazón, y no los ojos.

    ResponderEliminar
  10. Hola!
    Un placer pasear por aquí y compartir lectura! Ya te seguimos.
    Nos leemos.
    Un abrazo.
    Elena.
    http://vivoentijyp.blogspot.com

    ResponderEliminar