updating...

Empiezo por el punto y aparte.
No hay muchos tachones aparentes,
sólo nuevas estrofas.
He cumplido los veinte, 
y creo que es hora de que te resuma las cosas.

Seguimos algo perdidas.
Ya no tengo esa segunda voz en la cabeza
que creía en imposibles.
No me malinterpretes,
sigo llena de fantasías.
Pero me he vuelto tan tonta,
que primero veo el camino antes que la meta.

Cada día leo más poesía,
aunque no lo creas.
He empezado a aficionarme al café,
a los dibujos en sucio
y a llevar calcetines cuando ando descalza.

Últimamente he dejado la ambición de lado.
Me apetecen más las cosas tranquilas,
y eso me asusta.
He aprendido a no enfocarme en un punto
y cada vez encuentro más posibles caminos.
Y, 
como seguimos siento tan indecisas,
eso no nos conviene.

Tengo la sensación constante de que el tiempo 
se me escapa de entre las manos.
Y este no hace más que susurrarme:
¿Qué estás haciendo?
¿Por qué no te das prisa?
Yo no espero a nadie.

Estoy luchando.
Por nosotras.
Por empezar a ponernos como prioridad,
por encima de los demás.
Por dejar de dar importancia a los qué dirán.
Y por encontrar nuestra Albanta.

Sigo siendo yo misma,
sólo que a mi manera.









No hay comentarios:

Publicar un comentario